En ‘El último desayuno sin IVA’, Acopi Bogotá – Cundinamarca presentó propuesta de impuesto diferencial de renta para las mipymes

El último desayuno sin IVA, evento organizado por Justicia Tributaria, Oxfam, Chistian AID, la Universidad Nacional de Colombia, Acopi Bogotá – Cundinamarca, la Internacional de Servicios Públicos, la Escuela Nacional Sindical y las tres centrales obreras, tuvo el objetivo de lanzar oficialmente la campaña “Mi bolsillo no aguanta más”. A la iniciativa, que busca poner en debate público la estructura del sistema tributario colombiano frente a la reforma tributaria que proyecta el Gobierno Nacional mediante la ‘Ley de Financiamiento’ anunciada por el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, asistieron Congresistas de 6 partidos políticos, asesores de otros 5 partidos, y cerca de 16 organizaciones y universidades.

En El último desayuno sin IVA, el Presidente de la Junta Directiva de Acopi Bogotá – Cundinamarca, Alfredo Castellanos, afirmó que “en la tributación colombiana no se cumplen los principios constitucionales de progresividad y equidad ordenados por el Artículo 363 de la Constitución Política. En el país una empresa grande paga la misma tasa porcentual de impuesto de renta que una micro o pequeña empresa. Esto no es progresividad, es proporcionalidad, y conlleva a una situación preocupante por el alto nivel de desigualdad y concentración de utilidades”.

Castellanos reveló que según un estudio de legislación comparada adelantado por Acopi Bogotá – Cundinamarca, en varios países como Corea del Sur, Canadá, Australia, Reino Unido, Sudáfrica, Indonesia, China, Malasia, y Pakistán, existen tasas diferenciales en los impuestos para las empresas de acuerdo con el sector, ingresos, volumen de ventas o tamaño. Seguidamente, el directivo presentó la propuesta de impuesto diferencial de renta para las mipymes y alivio tributario para las empresas generadoras de valor agregado, aclarando que aun cuando es importante la existencia de grandes empresas en el país, las mipymes colombianas requieren de medidas diferenciales que las protejan, las ayuden a desarrollar y fomenten un entorno competitivo.

La propuesta hecha por Acopi Bogotá-Cundinamarca, que fue presentada por primera vez durante la reforma tributaria de 2016, contempla una tasa impositiva de renta diferente para las empresas industriales de acuerdo con su tamaño, así: 22% para las micro, 24% para las pequeñas, 28% para las medianas y 32% para las grandes. Para las mipymes no industriales también contempla una tasa diferencial de acuerdo a su tamaño y finalmente plantea un descuento tributario para las empresas industriales de acuerdo a su porcentaje de valor agregado a su producto final.

La propuesta se basó en el estudio realizado por Suárez y Martínez (2016), quienes demuestran que en 2014 el índice de GINI para las personas naturales fue de 0.53 mientras para las empresas fue de 0.82, mostrando la alta desigualdad empresarial, esto porque el 0.1% de las empresas (las 100 primeras) concentran el 16% de las utilidades brutas mientras que el 92% de microempresas obtienen solo el 12% de las utilidades brutas.

“Un golpe al bolsillo de los colombianos hará que reduzcan su consumo y la demanda continuará contrayéndose, empeorando la situación de los productores nacionales”, aseveró el Presidente de la directiva de Acopi Bogotá-Cundinamarca en El último desayuno sin IVA, quien además expresó que la agremiación se suma campaña “Mi bolsillo no aguanta más” para seguir en la búsqueda de un sistema tributario equitativo, eficiente y progresivo que consienta el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas como un componente de la política industrial que necesita el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *